a head full of dreams

Reseña: Midori: La niña de las camelias

Lo bizarro va de la mano con las décadas pasadas. Los 90’s y 80’s especialmente, donde habían menos leyes reguladoras del séptimo arte y la gente era menos escrupulosa y morbosa. No digo que no haya morbo hoy en día (Dross se aprovecha de ello) pero ahora está camuflado con creepypastas mierderos y leyendas que hasta diosito sabe que son mentira. Antes sí había gore puro y duro, cosas políticamente incorrectas y demás exquisiteses.

Como me encantan ese tipo de películas, aquí les presento una: Midori: La Niña de las Camelias. Que trata de una muchacha llamada Midori menor de edad indeterminada (diría que de unos 13-14 años? kcsho) que pierde a su madre y que luego pide hospedaje en un circo de mala muerte donde la maltratan, la insultan, la violan y la trauman de maneras inimaginables y sucias. Un día llega al circo un enano que se puede meter en una botella y hacer otros tipos de magias. La trata bien y llegan a enamorarse, al menos él de ella. La protege y daña a los que la dañan. Se ganó su amor con méritos y sin morbosidad (a diferencia del hombre momia, que la viola) pero no es del todo bueno. Increíblemente celoso y hostil, el enano es capaz de deformar para luego asesinar a quien amenace con quitarle a Midori. Todo un personaje eh.

La animación de la película es muy ambigua. A veces habían diálogos y quienes hablaban no abrían siquiera la boca y otras veces, cuando más convenía en las escenas grotescas y de gore, era muy detallado y realista (para lo que eran las técnicas de los 90’s).

Y es que en La Niña de las Camelias hubo de todo para dar y tomar. Pedofilia, sexo, tríos, matanza de animales, deformaciones espantosas, sangre, palabras malsonantes y un ambiente en general sobrecogedor. Y créanme que yo amo, pero amo cuando una película sabe crear un buen ambiente acorde a lo que pasa. Que los dibujos se vean antiguos fue algo que le añadió un toque especial a todo.

Si algunos ven la película dirán “pero si fue una basofia, perdí mi tiempo viendo puras pendejadas” porque ni bien comienza y ya nos vemos plagados con cosas bizarras. Pero yo les digo, infieran bien en el filme y sabrán que no es más que una ventana a lo que sufren los niños que pierden a sus padres y quedan desamparados y tienen la mala suerte de caer en la trata de personas. Todo esto adornado con una buena cortina de sátira, y a mi es que encanta la sátira.

Al final, el enano fallece y aparecen las personas del circo riéndose de Midori. En mi opinión todo lo que le pasó a la niña fue una ilusión creada por el enano, ya que anteriormente ya le había hecho entrar en otra, con sus padres vivos. Por eso creo que toda la película fue una alucinación de Midori creada por ese extraño individuo que la quería para él solo y lo consiguió ensartándola en un espiral de locura. O al menos ese es mi punto de vista porque no le encuentro otra explicación coherente, además de que no me daba buena espina el pequeño hombre.

Calificación: 3.5/5

Have your say