a head full of dreams

Puntos rojos parte 1 (probablemente)

En lo que queda del mes no me disculparé si me vuelvo a ausentar. Es lo mismo de siempre, falta de energía/tiempo/inspiración.

Ayyy no, que pretencioso sonó eso último pero en cierta forma sí, necesito que mi mente esté un poco iluminada para poder hacer algo medianamente decente. Y con el estrés que la inminente prueba ENES me causa, he estado bloqueadísima. Hablaré de eso muy pronto más adelante quizás después de dar la prueba para que mi rant pueda ser lo más completa posible.

Hagamos un recuento de lo que causa el estrés agudo y prolongado: fluctuaciones en el período, dolores de cabeza, cansancio, bajas en las defensas del cuerpo..!OH! !!BAJAS EN LAS DEFENSAS!!! adivinen mis hermosos, quién cogió la peste. Y no sólo cualquier peste, la peste que te baja la autoestima de aquí a quién sabe, hasta cuando te duren las sombras y cicatrices.

Así es, el virus de los puntos rojos y el picor insoportable. El herpes zoster. La puta varicela.

No recuerdo exactamente hace cuánto me empezaron a salir las erupciones. Las noté el viernes pero si empezaron el jueves mucho mejor para mi, un día menos que contar en la regla de tandas de protuberancias que me van a salir (que usualmente son 3 o 4 veces). Recuerdo que me pasé la noche hablando con una amiga por Skype. Ya me picaban las pocas erupciones que tenía. Es más, ya me había destrozado dos en media frente pensando que eran granos comunes, gran error, ahora que las veo con detenimiento se han convertido en cráteres y eso no me saldrá en la vida. Y a mi que tanto me encantaba mi cara antes (sarcasm). También tuve fiebre y dolor de cabeza, pero con medicamentos de esos que te tomas cuando no tienes nada se me pasó todo. Hice la videollamada me quedé hasta las 2 de la mañana charlando y tal. Fui a dormir.

Cuando desperté lo hice con fiebre y un dolor de cabeza de esos que te dejan ciego. Me revisé el cuerpo y vi más erupciones “No chucha nonono” decía para mis adentros una y otra vez. Para cerciorarme, busqué en Google y resulta que sí tengo un cuadro de varicela. Le escribí a mamá al respecto y en cosa de una hora y media yo ya estaba donde el doctor. El galeno lo confirmó y pensé algo como “Bueno, estoy vacunada así que serán unos cuantos puntitos y ya. Ni ha de picar tanto” traté de tranquilizarme y esperar lo mejor como casi nunca en la vida hago. Y por eso no lo hago porque cuando lo intento, sale todo al revés.

La fiebre aumentaba y el dolor de cabeza no cesaba. Las erupciones eran cada vez mayores y me picaban más. Primero el pecho, la panza, el cuero cabelludo, detrás de las orejas, la espalda, la cara (dios, la cara) luego las piernas y por último pero no menos importante ni jodido mis partes privadas. No mucho, pero igual es una mierda.

¿Y el picor? era insoportable. BUENO ES. Mientras escribo esto estoy enferma aún por eso en el título de la entrada puse parte 1 probablemente porque talvez haga una segunda parte del seguimiento de mi infección para mantenerlos al tanto de mi progreso (o de mi espiral hacia la locura)

NO PUEDO parar de rascarme. Es imprescindible, cuando lo hago es como que ahhhhh dios gracias. Se siente un alivio que no saben. Pero es un placebo nada más, luego de eso me siento culpable porque sé que me quedarán marcas y que me voy a acomplejar, y que todo es mi culpa por no tener ni una pizca de autocontrol. Lo que sí es intocable para mi durante mi estado consciente es mi cara, porque si ya la cagué cuando recién empezaban los brotes no pienso cagarla más. Pero como la vida te sorpresas sorpresas te da la vida resulta que justo anoche estaba entrando en un ligero sopor, me entra la picazón en una de las ampollas de la cara y mi primera reacción es rascarme. Bien hecho cerebro. Ahora voy a tener 3 huecazos.

Esa es otra, el insomnio constante. Entre estos últimos 3 días he dormido alrededor de 3 horas como mucho. La picazón y el malestar no te dejan conciliar el sueño. Pero sobre todo la picazón. Si te viras a un lado sientes piquiña en las erupciones de los hombros y la cara, si es del otro también. De espaldas, te pica la espalda y el culo. Ando cansadísima pero no puedo pegar el ojo y la verdad no sé cuánto tiempo más voy a aguantar sin gritarle a alguien o hacer alguna tontería. Estoy que me tiro de algún lado.

En lo que respecta a ahora el dolor de cabeza y la fiebre se han disipado pero ha aparecido otro detallito, el dolor de garganta. Se supone que es un síntoma propio de la varicela pero como ha aparecido después tiendo a creer que me están saliendo esas cosas por dentro (ya tengo 3 en la boca) y me lastima mucho al tragar.

¿En el penúltimo párrafo dije que me quería avientar de algún lado cierto? bueno no es sólo por la falta de sueño si no también por el hecho de justo ahora soy un mounstro, y que gracias a mi imprudencia quedaré hecha un mounstro en lo que resta de mi vida. No tan horrible como el que veo ahora, pero sí casi tan desagradable. Les juro que lloro cada vez que recuerdo cómo voy a quedar. Me angustio de saber que voy a tener tremendas cicatrices en partes muy visibles de mi cara y muchas otras más en mi cuerpo. E incluso las que no se convierten en cicatrices se volverán manchas que no salen hasta dentro de 6 meses o un año. Ya sé que pensarán que estoy exagerando pero de por sí antes de la varicela mi confianza no era mucha, después de ella realmente no sé qué voy a hacer.

Ah sí, y también está el hecho de que tengo que salir a confrontar al mundo este sábado para dar la prueba ENES. Lo más seguro es que para entonces las ampollas ya estén haciendo costra y el malestar ya no me afecte tanto, pero aún así me veré atroz.

¿Cuéntenme, les ha dado varicela? ¿Cómo ha sido su experiencia? ¿Les quedaron marcas?

 

Have your say